De qué hablar con tu cliente – Guía para Escorts principiantes

De qué hablar con tu cliente – Guía para Escorts principiantes

Cuando estás conociendo a un cliente, es importante tratar de averiguar tanto de su verdadera personalidad como sea posible. Las acompañantes deben poner todo su empeño en hacer que los clientes se sientan cómodos, y parte de ese proceso incluye romper el hielo con una pequeña e inocente charla para eliminar esa incomodidad inicial de la cita. Los temas de conversación deben ser de alguna manera “universales”, y así, podrás sacarlos a relucir con casi cualquier persona que conozcas.

Mientras que algunas Escorts hacen preguntas que profundizan en la vida personal del cliente, la mayoría intenta evitar temas que podrían dejar la puerta abierta para que los clientes pregunten lo mismo sobre ellas. Por ejemplo, hablar de detalles sobre su carrera, su familia o su vida en general podrían llegar a hacerle creer al cliente que puede preguntar por detalles sobre ti también. Por ejemplo, si les preguntas cuántos hijos tienen y si pasan mucho tiempo con ellos, automáticamente creerán que no te importa hablar sobre tu propia familia. Si quieres mantener tu vida privada fuera de la conversación, evita esos temas, y ten en cuenta las siguientes ideas que te proponemos para iniciar una conversación:

Lo primero de todo, haz más preguntas, escucha más y habla menos.

Segundo, deportes. El deporte en general, es el tema perfecto para muchos de clientes. Aunque tu cliente no sea fan de ningún equipo, es probable que sepa algo sobre algún deporte en concreto, o sepa algo de alguna competición que haya sucedido últimamente. Y si no practicas ese deporte o ni tan siquiera lo conocías, es el momento de aprender algo nuevo. Si el cliente es un fanático, entusiasta de los deportes, es probable que siga adelante con la conversación a partir del primer comentario que le hagas respecto al tema. Posiblemente descubras más de lo que esperabas mientras él cita estadísticas, cifras, y predicciones de su equipo favorito. Incluso si la conversación va más allá de tus conocimientos, ya te habrás dado cuenta de que has tropezado con un tema del que siempre podréis hablar, y del cual él hablará con gusto. Otras veces, aunque este tema no funcione tan bien, y no se convierta en el tema principal de la conversación, da para un par de minutos, lo que podría dar pie a un nuevo tema de conversación con el que tratar.

Noticias y temas de actualidad. Si de normal no prestas atención a las noticias, siempre puedes empezar a hacerlo, y probablemente deberías. En tu día a día, estoy seguro de que hay muchos eventos, acontecimientos y actividades que podrían estimular la conversación entre vosotros dos, tú y tu cliente, sin entrar en temas que puedan invitar a hacer preguntas sobre su vida personal. Desde nuevos negocios en la ciudad hasta una ordenanza recientemente aprobada por el consejo de la ciudad, tienes una amplia gama de temas de conversación de entre los que puedes escoger. En los temas de actualidad se incluyen actividades programadas por la comunidad o una ola de crímenes que haya sucedido recientemente. Además de los eventos locales, concéntrate en los acontecimientos más globales, nacionales o internacionales para que las ideas sean más fáciles de discutir. Por ejemplo, un desastre natural en otro país es siempre un tema que puedes explorar, así como cualquier noticia loca que hayas visto en internet. Como curiosidad, las noticias extrañas que te encuentres por internet son a menudo perfectas para “atraer” al cliente, porque por lo general son curiosas, graciosas y no abordan ningún tema delicado.

El hobby del cliente puede ser una buena opción como charla de calentamiento. Si el cliente ha mencionado que se dedica activamente a “algo”, su hobby, incítale a compartir contigo los detalles sobre su pasión.Y si no sabes nada sobre el tema y llevas el móvil encima, haz una rápida investigación en internet antes de reunirte con él. Una búsqueda rápida en internet te dará algunos puntos que te ayudarán a hacer preguntas o comentarios inteligentes mientras habláis sobre el tema. Desde navegar por el mar hasta coleccionar sellos, o jugar al golf, la mayoría de clientes tiene algún hobby. Aunque no te haya mencionado lo que hace en su tiempo libre, es una buena pregunta si estás buscando temas de conversación seguros de los que hablar. Si te contesta que realmente no tiene un pasatiempo, cuéntale algo que te guste a ti, algo que te guste hacer en tu tiempo libre (leer, trabajar en el jardín, etc.). Después de una breve conversación como esta, el encuentro puede pasar a etapas más interesantes.

Lo que le gusta y lo que no le gusta del sexo. Para los clientes que no parecen tímidos, el sexo es un gran tema de conversación. (Por supuesto, el sexo puede no ser un tema adecuado para un cliente, puede que incluso se incomode sólo por tu presencia, así que en este caso, no insistas en algo como esto). Al hablar de las cosas que os gustan o no, podéis llegar a conoceros a un nivel que no podríais conseguir de otra manera. A pesar de que toda la conversación está orientada a llevarse una primera impresión del cara a cara, también funciona para calentar motores. Además, este tipo de conversación te ayudará a entender lo que tienes que hacer cuando llegue el momento en el que tengas que complacerle.

Siguiendo el hilo de la conversación anterior, preguntarle a tu cliente sobre su más loca/mejor/peor experiencia sexual es una buena manera de derribar los muros de la vergüenza. Abrirse el uno al otro sobre las aventuras más locas o compartir secretos que muy pocos (o quizás nadie) conoce es una forma de crear un vínculo especial con el cliente. Invítale a compartir los detalles sobre cómo esa experiencia lo hizo sentir, cómo afectó en su vida el haber pasado por eso. Sin embargo, para lograr que el cliente se abra completamente sobre estos recuerdos tan “privados”, lo más seguro es que, a cambio, tengas que estar dispuesto a compartir algunas de tus propias historias. Ten a mano algunas buenas historias y persuádelo para que él cuente las suyas. El mayor beneficio de esto es que, no sólo rompe ese estado de incomodidad al comienzo de una cita, sino que también os habéis compartido algunos secretos entre vosotros, lo que hace que, automáticamente, os haga sentir como si tuvierais una conexión más “íntima” entre los dos.

Y si estás buscando más temas de los que hablar con tu cliente y sacarte de un apuro, podréis encontrar más en: Parte 2 – De qué hablar con tu cliente – Guía para Escorts principiantes.

 

admin

Deja un comentario